Vivir en el año 2053

Si alguna vez te preguntaste cómo sería vivir en un mundo futurista, hoy en la esfinge literaria nos adentramos en otro universo ¿ciberpunk? de Ray Bradbury, leemos en voz alta el cuento “El peatón” del libro Las doradas manzanas del sol, en donde caminar por la calle sólo por pasear puede ser considerado un delito.

¿Qué clase de cuarentena es esta? Una donde la televisión tiene cautivxs a lxs habitantes de las ciudades, encerradxs en sus casas y ya nadie sale a caminar, no se publican libros ni revistas, y en una ciudad desierta, un único habitante aún recuerda lo que es caminar, pasear y despejar la mente.

Según Bradbury, este cuento es como “el quinto brinco antes de dar el salto” y zambullirse en la escritura de su conocida novela: Farenheit 451. Fue luego de un encuentro real con la policía, que corrió a su casa a escribir “El peatón”, donde los peatones son tratados como criminales. El mismo Bradbury confiesa que si no fuera por ese encuentro con la policía, si no hubiera escrito nunca el peatón, no habría podido revivir a su criminal paseante nocturno, para una nueva historia en una ciudad futurista.

Ray Bradbury poseía personalmente los bocetos para su historia “El peatón” que fue publicada en “Las manzanas doradas del sol”, de su ilustrador personal y amigo Joseph Mugnaini.
(bibliografía web)

No escribía desde hacía años. Ya no vendían libros ni revistas. Todo ocurría ahora en casa como tumbas, pensó, continuando sus fantasías. Las tumbas, mal iluminadas por la luz de la televisión, donde la gente estaba como muerta, con una luz multicolor que les rozaba la cara, pero que nunca los
tocaba realmente.

El peatón – Ray Bradbury

¡Bienvenides terrícolas! Acérquense para escuchar esta historia, y quedarse con más preguntas que respuestas.