El mundo es un poema, el poema es una fruta, llena de azúcar en su corazón.
Hoy, domingo por la tarde, yo no entiendo nada, pero nadie entiende nada en realidad.
Eso quería decirte, y también quería decirte
Que no viajaremos a conocer el mundo
Pero caminaremos cuatro kilómetros hasta la pista de patinaje.
No iremos hacia la humanidad sino hacia el hielo.
Pista de patinaje, mes de enero, la verdadera locura tiene lugar en los bordes.
Además, esta tarde se perderá en el viento, pero quedará
Para siempre en este libro…
Querido X
Tengo tantas ganas de hacer cualquier cosa
De hacer todo mal…
De correr y tirarme sobre el piso congelado
O reírme.
Aunque reírse es mejor que llorar
Y la única forma de ascender es la danza
Eso está absolutamente claro
Y la risa es una danza sin reglas.
Cada día doy un paso.

/ del libro Fantasmas buenos de Cecilia Pavón