¿cómo no ver que la única situación del escritor auténtico es el centro del átomo literario donde partículas conocidas y otras por conocer se resuelven en la perfecta intencionalidad de la obra: LA DE EXTREMAR TODO LO QUE LA SUSCITA, LA HACE Y LA COMUNICA?

Julio Cortázar en “No hay peor sordo que el que” del libro La vuelta al día en 80 mundos